Educación para el consumo consciente: aprender a leer etiquetas

La mayoría de los productos que consumimos cada día son alimentos procesados que contienen toda clase de aditivos. Aunque muchas veces las etiquetas lo reflejan, la mayoría de los consumidores no entienden la dimensión de los efectos de estas sustancias en nuestro organismo.

¿Pero cómo saber con certeza que comprar?¿Cómo distinguir los mejores alimentos? Para despejar dudas hemos hablado con dos defensoras del comercio justo: María Paz, trabajadora de Solidaridad Internacional y Concepción Docampo, vendedora en el mercado Lusco e Fusco.

Nuestros hábitos de consumo nos definen, nos posicionan dentro de un sistema. A comprar y alimentarse bien también se aprende.

 

AUTORA: Ángela Rodríguez Lanza

Advertisements

23 comentarios en “Educación para el consumo consciente: aprender a leer etiquetas

  1. Como se explica na túa entrada, é ben certo que ninguén nos ensina a ler as etiquetas dos produtos que mercamos e consumimos. Non se lle presta a atención necesaria á nosa alimentación, nin nos principais medios de comunicación nin ao longo das etapas educativas, agás en contadas ocasións. Considero que é un tema que, aínda que parece que agora está aflorando coa axuda do movemento vexetariano/vegano e o crecente interese polo medioambiente, segue a estar moi esquecido.

    A raíz da pouca educación nutricional coa que contamos, como saber cales son os compostos nocivos para a nosa saúde e cales son os produtos aos que podemos considerar naturais? Nun artigo publicado hai uns anos en El Comidista (El País) http://elcomidista.elpais.com/elcomidista/2014/01/30/articulo/1391061600_139106.html chamáronme a atención as seguintes palabras: “la poca educación nutricional de la sociedad da alas a la quimiofobia”. James Kennedy, profesor de química na Universidade de Haileybury, Australia, https://jameskennedymonash.wordpress.com/ quixo combatir ese medo aos productos químicos. Como se observa no artigo, realizou unha serie de pósters desglosando toda a composición química de alimentos tan naturais coma un plátano, cun resultado que parece mentira.

    Isto serviume para reflexionar sobre o rexeitamento instintivo que lle temos aos elementos químicos cos que nos atopamos cando reparamos nas etiquetas, sen ser conscientes de que todo o que nos rodea e mesmo nós mesmos somos química. Logo, estamos capacitados para facer un xuízo “obxetivo” sobre os compoñentes das etiquetas dos produtos que atopamos nos supermercados?

    Gústame

    1. Hola Paula, gracias por tu comentario.

      Me parece muy interesante tu alusión a la “quimiofobia”, sin embargo no estoy segura de que sea un fenómeno que realmente se esté produciendo. La composición química natural de los alimentos, de la que también constan los seres vivos, de ninguna manera es comparable a los químicos semi-sintéticos o sintéticos que se añaden a los alimentos para su conservación o simplemente para mejorar su aspecto. En este enlace puedes ver la diferencia entre los diferentes tipos de aditivos: http://www.gobcan.es/educacion/General/pwv/DocsUp/4583_ADITIVOS%20ALIMENTARIOS.PDF
      Respecto a la cuestión sobre si realmente estamos preparados como consumidores para hacer un juicio objetivo sobre los componentes de las etiquetas, la respuesta está clara: en general, no. No solemos recibir ningún tipo de educación para el consumo, y cuando la recibimos, como recuerda en el vídeo Concepción Docampo: tiende a crearnos mas dudas de las que nos despeja.

      Gústame

      1. Moi interesante o enlace, grazas pola resposta! Coa introdución do termo quimiofobia so quería facer alusión a que moitas veces, as etiquetas cheas de nomes químicos dos que non coñecemos o significado non teñen porque ser nocivos ou “antinaturais”, pero estou dacordo co que ti expós.

        Que medidas cres que se poderían levar a cabo para comezar a educar á cidadanía sobre cuestións alimenticias? Debería vir de parte do Estado e das administracións?

        Gústame

      2. En la mayoría de los aspectos relacionados con las sociedades la responsabilidad suele ser compartida. Sin embargo, en este ámbito de la alimentación y el consumo, un ámbito que abarca y define a toda un comunidad o un país, sí que considero que el Estado debería cumplir un papel fundamental.

        Y es que si queremos luchar de una manera eficaz contra el lobby alimentario, sólo podremos hacerlo desde las instituciones. Con esto no quiero decir, de ninguna manera, que no se deban promover movimientos de consumo y alimentación alternativa, ya que estos cumplen una innegable función de concienciación social. Sin embargo, los consumidores debemos actuar de manera consciente y responsable pero no culpable, ya que no está en nuestra mano, al menos de manera directa, modificar los patrones de consumo y producción a grandes niveles.

        Una de las iniciativas que considero que podrían funcionar en varios países es la implantación de un impuesto a los alimentos más perjudiciales, como por ejemplo la comida basura.
        Te dejo un par de enlaces sobre el tema: http://www.lavozdeasturias.es/noticia/asturias/2016/07/15/iu-propone-impuesto-sobre-comida-basura-asturias/00031468605933646691230.htm

        http://www.elperiodico.com/es/noticias/economia/impuesto-comida-basura-francia-5357142

        Gústame

      3. Na miña opinión, se a poboación estivese concienciada realmente, penso que si podería estar nas nosas mans modificar os patróns de consumo: deixar de consumir nos grandes establecementos, desviándonos hacia os puntos de venta ecolóxicos e responsables. Por outra parte, isto resulta utópico, xa que os prezos non son comparables. Saen moito máis baratos os alimentos que se producen a grande escala.

        En canto as noticias que aportas, paréceme unha boa medida, pero non afecta de forma directa ao problema. Penso que impulsando os mercados locais e ofrecendo subvencións a estes pequenos postos e establecementos artesáns si poderían sobrevivir mellor, e ligado a sensibilización da cidadanía sería unha forma de comezar a cambiar o panorama actual.

        Gústame

      4. Es cierto lo que dices Paula. A la hora de ir a comprar, el precio de los productos es muy determinante, lo más determinante quizá, por ello la mayoría se decanta por alimentos de peor calidad nutricional pero de precio más bajo. Por ello, el movimiento de comercio justo es definitivamente la alternativa y la solución, ya que no sólo persigue la dignificación del trabajo de los campesinos y vendedores, sino también intenta que consumamos y nos alimentemos mejor!

        Gústame

  2. Interesante vídeo Ángela. Actualmente temos dous problemas en canto á alimentación: por unha parte non se nos informa nin correcta nin completamente sobre o que consumimos día a día, e por outra banda, incluso cando sabemos que un alimento non é o mellor para a nosa saúde inxerímolo igual. Pensamos que nada vai repercutir negativamente en nós, pero por desgraza gran parte das enfermidades que máis se padecen hoxe en día débense aos malos hábitos na alimentación.
    Quédome co que di María Paz no vídeo sobre a educación na alimentación: ninguén nos ensina no colexio nin nos medios de comunicación nada sobre isto. Supoño que a nosa elección á hora de mercar no supermercado se basea nos gustos e na economía de cada un, cando deberían ser moitos máis os factores a ter en conta.
    É un problema tanto dos cidadáns coma dos que informan, e talvez a solución sexa cambiar a forma de comunicar isto á poboación e intentar facer un cambio na mentalidade de todos.

    Gústame

    1. Gracias por tu comentario Esther.

      Como bien señalas, María Paz reflejó una de las cuestiones que más afectan a nuestra sociedad: el mal servicio que hacen los medios de comunicación y la educación pública a nuestra salud y alimentación. En lugar de aprovechar su capacidad de difusión para recordarnos los peligros de una mala alimentación, sus espacios están llenos de publicidad de productos perjudiciales.
      Por otra parte, es responsabilidad nuestra aprovechar los talleres o cursos que las instituciones realicen en cuanto al tema, como por ejemplo el debate “¿promoven os medios una alimentación sá? “este próximo martes 28, en la Facultad de Ciencas da Comnicación de la USC.

      Gústame

      1. Ten boa pinta ese debate, grazas polo enlace! Sí, é tanto responsabilidade nosa coma dos medios, porque moitas veces temos oportunidade de que nos informen (coma o próximo martes) e pasamos do tema.
        Por outra parte gustaríame saber que ideas tedes co voso círculo para poder mellorar a situación xa que é un tema importante e ignorado na actualidade.
        Un saúdo!

        Gústame

      2. Como integrantes del Observatorio y estudiantes de Comunicación, nos preocupa la escasa cobertura que se hace de este tipo de temas en los medios. Por eso, la acción de nuestro grupo consistirá en realizar un programa de radio desde el Mercado de Abastos de Santiago de Compostela, mediante la plataforma “CampUSCulturae”. Nuestro principal propósito es dar a conocer el trabajo de las personas que trabajan allí cada día, y que nos ofrecen una forma alternativa y mucho más saludable, no sólo de alimentarnos sino de vivir.

        Gústame

      3. Paréceme unha idea orixinal para dar a coñecer algo que, na miña opinión, está en segundo plano na cidade. É certo que calqueira que viva en Santiago terá oído falar deste mercado, pero estou segura de que moi pouca xente rexeita os supermercados para ir a mercar alí, sobretodo se falamos de xente nova. Espero que co voso proxecto a xente se pare a reflexionar sobre todas as posibilidades que se ofrecen en Santiago para mercar alimentos e se conciencie un pouco do que sería o máis sano.
        Por outra parte quero que vexas esta noticia sobre a alimentación infantil en Xapón: http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/shokuiku-educacion-nutricional-que-convierte-comedores-escolares-japon-todo-ejemplo_2017032858da349f0cf2f510fd858c49.html É de hai uns días e chamoume a atención, sobretodo polo que pon de que a esperanza de vida en Xapón está entre as máis altas do mundo e a obesidade, en cambio, está por debaixo do promedio.

        Gústame

      4. Muchas gracias por la noticia Esther. Sin duda los comedores escolares japoneses son todo un ejemplo, que además de reconocer deberíamos seguir. Cada vez tenemos más claras las consecuencias y la necesidad de educar correctamente a nuestros/as hijos/a, sin embargo, no dotamos de demasiada importancia al ámbito alimenticio o a los hábitos de consumo que adoptan.

        Educar a la sociedad en general, y a los más pequeños/as en especial, en pro de un consumo más consciente es vital. La inmediatez y el pragmatismo de nuestras comunidades capitalistas, nos empuja a consumir cada vez más productos procesados, anteponiendo la comodidad de comprar un alimento ya cocinado que sólo tengas que calentar en el microondas, a los valores nutritivos del mismo. Por ello son tan necesarias iniciativas como las de los comedores que me muestras, no sólo para concienciar sobre la importancia de una buena alimentación, sino también para educar en el comercio justo (procedencia de los alimentos), consumo responsable (evitar el despilfarro de comida y la desigualdad), reparto de tareas (los/as niños/as aprenden a compartir y repartir funciones dentro del comedor), etc.

        Te dejo por aquí el enlace
        (http://www.eldiario.es/caballodenietzsche/Ofrecer-alimentacion-vegetariana-regalos-hacerles_6_629647067.html) de una entrevista a Miriam Martínez Biarge, pediatra especialista en Neonatología, que asegura que una alimentación más rica en fibra y vegetales es “un regalo para la alimentación de nuestros hijos”

        Gústame

  3. É moi certo o que tratas no teu vídeo, Ángela. A menos que sexamos curiosos e de verdade nso preocupe o que imos a comer, non miramos as etiquetas dos alimentos e moitas veces creo que sí deberíamos facelo. Digo isto porque moitos alimentos levan unha lista de aditivos e conservantes bastante longa e da que non nos damos conta. Pero aínda que leamos esas etiquetas pode que non entendamos cales son os ingredientes que leva e isto sí é culpa de que non estamos ben educados nisto.
    Como comentaron anteriormente, o sistema educativo non repara nisto. Pode que crean que non é tan importante como outras materias que se imparten no colexio. Porén, eu creo que é moito máis importante. No noso día a día botamos man dos nosos coñecementos en lectura de etiquetas para saber que é o que mercamos e coido que isto é moi necesario. Sabes se actualmente se está a impartir algún curso sobre isto nas escolas?

    Gústame

    1. Buenos días Nerea, gracias por tu comentario.

      En la actualidad, muchas sociedades viven una creciente moda de aparente alimentación saludable y consumo responsable. En los supermercados compramos cada vez más productos de etiquetas “bio” o “eco”, sin reparar si realmente dichos productos son tan buenos como pensamos, y sin investigar su origen.

      Esta es una tendencia que llega también a las escuelas, claro. Cada vez hay mas talleres sobre “meriendas divertidas” o “cómo hacer formas con frutas para que tu hijo/a se las coma sin protestar, sin embargo poco se les informa en realidad sobre los beneficios que ese tipo de alimentación tiene sobre ellos. O, al contrario y quizá mas eficiente: poco se les dice sobre lo dañinos que son los componentes de la bollería industrial que devoran.

      Te adjunto un artículo que leí hace tiempo sobre el movimiento “ugly food” que, aunque en España no ha calado todavía, sí se ha extendido por otras zonas de Europa. Enseñemos a nuestros niños/as que las manzanas más sanas y naturales no brillan como las de los cuentos: http://economia.elpais.com/economia/2015/04/22/actualidad/1429727658_040209.html

      Gústame

      1. O artigo que me mostras é moi interesante. Chamame moito a atención este movemento da “ugly food”. É moi certo que cando imos ao supermercado sempre eliximos as pezas de froita que teñen mellor aspecto e rexeitamos ás que son diferentes. Pensamos que son mellores pezas as que son todas iguais, pero en realidade ambas son iguais. Tanto a “normal” como a diferente.
        Son prexuizos que a sociedade estende e que nos fan crer que o diferente non está ben. Por este motivo tírase moita comida e, neste mundo no que hai países nos que a xente morre de fame, pareceme algo ilóxico.
        Deixoche unha noticia na que falan sobre isto a nivel nacional (http://www.elmundo.es/salud/2015/12/27/567fbf86268e3e0a438b460a.html ).

        Gústame

      2. Esa es la palabra Nerea, prejuicios. Prejuicios que se extienden por todos los ámbitos, incluido el de la alimentación.

        Al respecto de lo que comentas sobre el despilfarro, existe una asociación catalana que realiza un trabajo magnífico y muy, muy necesario.

        “Espigoladors es una organización sin ánimo de lucro que lucha contra el despilfarro alimentario a la vez que empodera a las personas en riesgo de exclusión social de una manera transformadora, participativa, inclusiva y sostenible”

        Su marca “Es Im-perfect” elabora productos a partir de verdura y fruta imperfecta, todo un privilegio! http://www.espigoladors.cat/es-im-perfect/

        Gústame

      3. Vexo que cada vez son máis as empresas que se adican a isto. Gústame moito a iniciativa, xa que evita ter que tirar con comida que é perfectamente comestible e que se pode aproveitar para a elaboración de outros productos. Pero gustaríame preguntarche se estas novas marcas de alimentos se poden atopar nos supermercados tradicionais ou hai que ir a unha tenda en especial? Porque se é difícil acceder a eles pode que tarden máis en ter éxito fronte ás grandes marcas

        Gústame

      4. Gracias por tu pregunta Nerea, me parece muy interesante. Coincido contigo en cuanto a que la accesibilidad de los productos puede determinar en gran parte su éxito, sin embargo, en este caso creo que es bueno que estas marcas se comercialicen fuera de los supermercados. Me explico: más allá del tipo de producto que se consuma, comprar en un determinado establecimiento y no en otro, tiene una serie de consecuencias sociales y económicas. Aunque este tipo de alimentos se podrían distribuir perfectamente a través de grandes superficies, es parte del movimiento rescatar los pequeños comercios y el trato más personal, con la menor intermediación posible entre los/as productores/as y los/as consumidores/as.

        Te adjunto un enlace sobre los cada vez más populares grupos de consumo: https://yocomprosano.wordpress.com/category/elegir-una-nueva-forma-de-consumir/

        Gústame

  4. Estou totalmente de acordo en que a sociedade non está para nada informada acerca dos productos que consume diariamente, pero a miña pregunta é se realmente, no caso de que estivésemos informados, cambiaríamos a forma de alimentarnos? E digo isto porque en moitos casos, como por exemplo cando vamos ao Mac Donalds, sabemos con seguridade que o que vamos a comer é totalmente insano e esta cheo de colorantes, aditivos, etc. Sen embargo non miramos atrás, comémolo e nin sequera nos lamentamos. Creo que en xeral, a nosa saúde importanos ben pouco. Non vemos o perigo ata que o temos diante, e é que o que comemos define totalmente a nosa saúde e esta ligado a moitas enfermidades, polo que deberíamos de pensar dúas veces e sobre todo pararnos a ler un pouco sobre o que comemos antes de levalo á boca.
    Paréceme moi interesante o traballo que levan a cabo as dúas rapazas do vídeo, unha pena que, como din elas “este tipo de educación esté soamente nas mans de pequenos movementos como o que elas representan”. Confiemos nunha futura expansión con éxito do movemento “ugly food” que xa está comezando a funcionar por Europa.
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/agro/2016/01/23/feo-sabroso/0003_201601SY23P32991.htm interesante noticia acerca do tema.

    Gústame

    1. Gracias por tu comentario Mara! Coincido plenamente en todo lo que dices, y estoy segura de que mucha gente no se preocuparía de su alimentación y su salud aún sabiendo los componentes de lo que ingieren.

      Ya conocía el movimiento del que me hablas, “ugly food”, y aunque me parece una iniciativa muy buena, creo que será bastante difícil que la gente se conciencie y se una. En nuestras sociedades, donde prima la estética y el consumismo, es casi impensable que cale un movimiento que abogue por todo lo contrario, elegir lo feo, lo maduro, lo imperfecto..

      Respecto a lo que me comentabas antes de no cuidar nuestra alimentación ni a sabiendas de lo perjudiciales que son algunos productos, te dejo este artículo: http://rutasgolosas.com/2016/12/de-verdad-nos-importa-lo-que-comemos-o-primero-esta-el-show/ que trata sobre el enfoque que le hemos dado últimamente a la acción de comer: hacemos de todo menos cuidarnos y nutrirnos.

      Gústame

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s