Colaboración: «Mientras más cedíamos y obedecíamos, peor nos trataban», Rosa Parks

As mulleres levamos centos de anos loitando. Dende as traballadoras que foron queimadas vivas por erguerse en pro dun salario digno, pasando polas sufraxistas que se sublevaron para esixir o seu dereito a voto, ata as marchas de cada 8 de marzo. A nosa historia está marcada por actos, tanto físicos como simbólicos, que poñen en manifesto unha desigualdade que se aferra ao máis profundo da sociedade, que a vertebra e que lexitima un sistema de opresión.

A cuestión lóxica segue sendo a mesma: tras anos de formación e loitas, de discursos de mulleres denunciando a opresión, de datos que reflicten a inxustiza do patriarcado e de historias que nos narran a crueza dun mundo onde so por ser muller, un home síntese co dereito de acabar con outra vida, como é posible que non conseguíramos crear conciencia? Por que non acadamos a nosa liberdade? A resposta é clara, o sistema capitalista cimenta o sistema patriarcal, e polo tanto mentres exista un o outro existirá con el.

O nacemento do capitalismo está relacionado coa Revolución Industrial e co ascenso da burguesía como clase relevante. A súa base está no libre comercio e na división do traballo, o cal produciu que a clase proletaria perdese forza e conciencia, permitindo que a burguesía tomase o control dos medios de produción e de coacción. Ata aquí pode parecer que non garda relación nin co feminismo, nin coa situación actual das mulleres, pero é realmente así?

O feminismo loita contra o capitalismo

Para empezar, se as condicións laborais dun proletario medio eran precarias e dun grao de explotación moi alto, as das mulleres eran aínda peores, xa que eran relegadas a traballos menores con salarios indignos e condicións pésimas. A sociedade capitalista é, ademais, unha sociedade individualista, na que se premia o emprendemento individual e a consecución de logros persoais. O movemento feminista non pode ser un movemento fraccionado e individualista, debe basearse na sororidade, na interseccionalidade e na busca da emancipación das mulleres, ideais que van en contra do capitalismo e do patriarcado.

Crecemos pensando que debemos adaptarnos aos estándares de “feminidade” ou que pola contra non seremos aceptadas, que se non temos corpos delgados e sen imperfeccións non imos ser bonitas, que é culpa nosa que os homes teñan certas actitudes con nós e sobre todo, crecemos pensando que somos débiles. Non hai mellor combinación posible para o sustento desta sociedade: incítannos ao consumismo e á necesidade de comprar produtos para manternos dentro dun canon e ao mesmo tempo nos manteñen baixo o xugo masculino, o seu paternalismo e a súa aprobación.

Seguindo o esquema de propiedade privada do capitalismo, os homes cren que poden opinar sobre os nosos corpos, que todo debe adaptarse ao que eles consideran bonito e cimenta relacións tóxicas e represivas nas que a muller é unha propiedade máis.

A resistencia feminista ante o sistema capitalista, incomoda aos privilexiados

O capitalismo necesitounos para crecer e arraigarse á sociedade, utilizounos para nutrirse e logo, deixounos en mans dos burgueses para que fósemos un instrumento máis de produción no ámbito doméstico. A nosa resistencia ante este sistema e ás súas condicións, incomoda a quen está cómodo cos seus privilexios, preso da alienación e da apatía. A nosa resistencia é o noso futuro, a nosa liberdade e todos os dereitos dos que carecemos na sociedade capitalista. Como mulleres, e tamén como proletarias, unímonos e combatemos ao patriarcado e tamén ao capital, porque como xa dicía Virginie Despentes nun dos seus libros:

«Yo hablo como proletaria de la feminidad: desde aquí hablé hasta ahora y desde aquí vuelvo a empezar hoy».

Escrito por: Ariana Castro, colaboradora.

Advertisements

4 comentarios en “Colaboración: «Mientras más cedíamos y obedecíamos, peor nos trataban», Rosa Parks

  1. Lo primero, comentar que me ha parecido una publicación realmente interesante. Pero personalmente pienso que no tiene por qué existir (al menos en teoría) una relación directa entre un movimiento de liberación y un sistema económico.

    No voy a opinar sobre el feminismo, porque considero que son las mujeres quienes deben hablar, no obstante si expondré brevemente mi opinión acerca de esa vinculación entre el capitalismo y el patriarcado, o heteropatriarcado si me lo permites.

    El sistema o modelo capitalista clásico es sin duda, más abrasivo y clasista que el neoliberalismo europeo contemporáneo, si bien ambos tienen en común la curel división (ya sea consciente o no) de la sociedad en clases sociales. Por razones tradicionales y de una sociedad conservadora, en Inglaterra (cuna de la Revolución Industrial), las mujeres jugaban un papel menor en la sociedad, independientemente de su clase social. No obstante, considero que el verdadero motivo de esto no es la preferencia de un sistema u otro, si no las tendencias a una visión conservadora o progresista ya sea del gobierno o de la sociedad, ocurriendo lo mismo con el posterior nacimiento del comunismo.

    No digo que esto ocurra en la práctica, donde por norma general, son los países más progresistas y de “izquierdas” los que apoyan de manera más abierta este tipo de movimientos sociales. Me refiero a que empleando términos únicamente económicos, el sistema capitalista no debería suponer un impedimento. Si lo es el conservadurismo y el tradicionalismo, que normalmente van de la mano.

    Gústame

    1. Si bien el patriarcado surgió mucho antes de que apareciera el capitalismo, es precisamente con la aparición del último donde se refuerza la división sexual del trabajo. Hay que recordar que el capitalismo es un sistema económico basado en relaciones de explotación, cuyo objetivo es la búsqueda de la mayor ganancia posible. El patriarcado es, en cambio, una forma de organización política, social, económica, ideológica y religiosa basada en la idea de la autoridad y superioridad de lo masculino sobre lo femenino.

      El capitalismo y el patriarcado, desde mi punto de vista, están completamente relacionados pues les niegan a las mujeres tener acceso y control sobre los recursos económicos y permiten que se mantenga invisibilizado el aporte del trabajo doméstico. Bajo estas condiciones, las mujeres son explotadas, al igual que los hombres bajo el sistema capitalista; pero con un impacto diferenciado.

      Como tú dices, las personas de izquierdas apoyan más movimientos sociales como el feminismo y es que una persona de derechas es por definición antifeminista. Cito un artículo de opinión que explica muy bien un pensamiento que comparto: «De la misma forma, también es incompatible ser capitalista y neoliberal y apoyar la lucha feminista.
      (…) No niego que teóricamente, en sus cabezas, un mundo capitalista e igualitario tenga sentido, pero esto sólo demuestra que no han profundizado demasiado en qué es el capitalismo, mucho menos en qué es el feminismo. (…) Lo que es prioritario para la izquierda en este caso ocupa los puestos más bajos en la lista de los conservadores.
      Esta forma de entender la economía (y la vida) es antagónica con el feminismo, cuya verdadera meta es la igualdad y no seguir perpetuando las desigualdades. (…) Naciones Unidas reconoció en el 2009 que «las crisis financieras y económicas» tenían «efectos particulares sobre las cuestiones de género y constituían una carga desproporcionada para las mujeres, en particular las mujeres pobres, migrantes y pertenecientes a minorías».

      http://www.eldiario.es/zonacritica/capitalismo-neoliberalismo-barbijaputa-feminismo_6_485811450.html (aquí el artículo completo)
      Este enlace lleva a un análisis sobre lo que venimos hablando: http://www.sinpermiso.info/textos/reflexiones-sobre-el-genero-cual-es-la-relacion-entre-el-patriarcado-y-el-capitalismo-se-reabre-el

      Liked by 2 people

      1. Estoy de acuerdo en que en la práctica el sistema capitalista es más opresor con movimientos de liberación que las corrientes más socialdemócratas o socialistas. No obstante considero que es un problema primordialmente social y no tan ligado a un modelo económico u otro, pues si bien el capitalismo es un sistema que fomenta el clasismo y la desigualdad por naturaleza, esta se refiere a estratos sociales estudiados desde un punto de vista económico. Mi comentario anterior intentaba incidir en la cuestión de que teóricamente el feminismo y el capitalismo “utópico” podrían ser compatibles haciendo uso de la “meritocracia” (citada por la propia Cristina Cifuentes). Esto en la teoría, en la práctica es visto que la izquierda ha sido la que más ha hecho por avanzar en estos temas.
        Adjunto un artículo sobre la mujer en la URSS, donde encontraron sin duda, un clima mucho más benigno que en las potencias despiadadamente capitalistas.

        http://www.regroupment.org/main/page_ist_winter_7576__espaol_.html

        Liked by 1 person

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s