Santiago es la mejor ciudad Erasmus del mundo

A un mes y medio de concluir esta aventura Erasmus, que pasa demasiado rápido según mi gusto, ya es hora de hacer balance. Y para mí, no hay duda posible: no podía soñar con un lugar mejor que Santiago de Compostela para vivir esta experiencia. Por eso…

Post 5 com foto 1
Hasta bajo la lluvia, Santiago es magnífica (© Cyrill Roy)

 

Hace ya prácticamente tres meses que vivo aquí. Me habían dicho que una aventura Erasmus era algo increíble, pero no me imaginaba vivir algo así. Para ser sincero, Santiago de Compostela no era mi primera elección. Había preparado todo para ir en Dublín, que me parecía mucho más interesante. Pero la suerte quiso que la plaza fuera atribuida a otro estudiante.
Estaba contento de marcharme pero todavía dubitativo sobre el destino que me había sido asignado para este semestre de estudio.
Un descubrimiento increíble

Más allá de la peregrinación, no conocía nada de Santiago antes de instalarme en la ciudad. Ignoraba todo de la cultura de Galicia, que es sin embargo muy semejante a la de mi región, Bretaña. Después de empezar a conocer la ciudad y sus alrededores, todo fue más fácil para mí. En primer lugar, Santiago es una ciudad relativamente pequeña, lo que permite a un estudiante un poco perdido orientarse fácilmente. Pero por otro lado, Santiago es también una gran ciudad, con muchas ventajas. Es decir turistas, comercios, animaciones y lugares para pasarlo bien con amigos. Sería bastante difícil para un estudiante aburrirse porque su número de actividades es considerable.
Llegado desde Francia en coche, pude provechar para irme en escapada el fin de semana. Y la costa gallega puede ofrecer muchas cosas. Playas, paisajes impresionantes, montañas que hay que escalar… Aunque el buen tiempo estuvo muy poco presente los dos primeros meses, mis diferentes viajes fueron muy agradables. En especial caí rendido ante la Praia das Catedrais y el municipio de Louro. Una vez inscrito en una
asociación de estudiantes extranjeros, pude ir de viaje a Portugal y Asturias por un precio muy barato. Es un viaje que no podía haber emprendido solo y que estaba deseando hacer.

 

Post 5 com foto 2
La costa gallega ofrece grande número de paisajes maravillosos. Aquí, la punta de Louro (© Cyrill Roy)

 

Muchas ganas de volver

Al final, el hecho de que la ciudad sea bastante pequeña me permitió hacer encuentros
inolvidables. Establecí vínculos de amistad con estudiantes españoles y pasé mucho tiempo con estudiantes que venían de en cualquier parte del mundo, de México, Brasil o Italia. El poder de Santiago es atraer a un gran número de estudiantes extranjeros y ofrecerles un entorno de vida muy agradable.
De vuelta a Francia, no tendría nada malo que decir de mi aventura Erasmus a mi
alrededor. No podría más que recomendar a los estudiantes que dudan si venir aquí o no que dejen de vacilar y no lo pospongan. Por otra parte, la ciudad acogerá a otra estudiante de mi escuela bretona el año que viene.
Habría podido irme más lejos de mi país, por ejemplo a Brasil o a Canadá. Pero pienso que no habría vivido algo tan fuerte como lo que viví aquí. Sé muy bien que en el momento de dejar la ciudad tendré el corazón oprimido. Santiago es una ciudad tan agradable que no vemos que el tiempo pase. Una cosa tengo por segura: si puedo, volveré. Pero ahora, mientras escribo estas líneas, mi aventura no ha terminado todavía. Por lo tanto, no me queda más que disfrutar de estos últimos momentos.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s